Rusia dio una sorpresiva actuación en el Mundial que actualmente organiza, al superarse durante el torneo y terminar eliminada en los cuartos de final y en la vía de los penales ante Croacia.

Debido a su gran actuación, la polémica comienza a envolver al grupo de seleccionados, debido a los casos de deportistas rusos que consumieron sustancias prohibidas en un programa que estaba protegido por el Comité Olímpico del país.

De acuerdo con el diario Süddeutsche Zeitung de Alemania, varios de los jugadores rusos habrían inhalado amoniaco previo al encuentro, e inclusive reportó que un federativo ruso habría confirmado la información.

El diario Bild de Inglaterra, apoyó la información y en una nota indicó que el amoniaco es una sustancia que ayuda a mejorar el rendimiento al aumentar la concentración y mentalización, así como la fuerza muscular en un momento puntual y la capacidad pulmonar, aunque aclaró que no hay evidencia científica que soporte esto.

Por su parte, el médico de la selección, Eduard Bezuglov, negó que los futbolistas se hayan dopado, pero aceptó el uso de amoniaco.

“Se trata de un simple amoníaco con el que se impregna trozos de algodón y después se inhala. Esto lo hacen miles de deportistas para animarse. Se utiliza desde hace décadas”, indicó el médico.

El reglamento de la FIFA no establece al amoniaco como una sustancia prohibida, pero ha levantado las alertas sobre lo que pudo haber realizado la selección en busca de tener un mejor rendimiento.