La temporada de futbol a nivel clubes culmina en Europa con la llegada de la Final de la UEFA Champions League, donde el ansiado título de La Oreja estará en disputa entre Real Madrid y el Liverpool.

La final a realizarse este sábado 26 de mayo en el Estadio Olímpico de Kiev presenta a dos escuadras muy bien preparadas, con dos buenas ofensivas, recursos en medio campo y con defensivas que son tan endebles como capaces dependiendo la circunstancia.

En cuanto a la historia de ambos clubes, Real Madrid busca seguir creciendo su leyenda en la Champions buscando su título número 14 de la competencia y el tercero consecutivo, en una temporada que no fue buena para el equipo en términos generales y donde este torneo se midió diferente.

Del lado del Liverpool, tienen cinco Orejonas en su historia, regresando a la final después de más de diez años y de esa rivalidad que tuvo con el Milán donde incluye el llamado milagro de Estambul.

Del lado de las figuras, Cristiano Ronaldo llega con 15 goles en la competencia, siendo el gran referente del equipo en esta temporada y mejorando su papel de jugador determinante. Además, tiene una misión personal, ya que de ganar, empataría con Alfredo Di Stefano y Paolo Maldini con cinco Champions en la lista de mayor cantidad de ganadas entre jugadores, quedando a una de Paco Gento, recordando que Ronaldo también logró ganar una con Manchester United.

Liverpool tiene su gran tridente como referente, tres jugadores que consiguieron 29 de los goles del equipo y en donde todos guardan el mismo nivel, aunque destaca Mohamed Salah, el jugador que podría ser la gran contratación del verano.

Roberto Firminho y Salah son los goleadores con diez anotaciones, pero solo una atrás se encuentra Sadio Mané, para mostrar el equilibrio que ha tenido su ofensiva.

Las debilidades del Madrid van que es un equipo irregular, depende tanto del buen momento de sus individualidades que a nivel colectivo deja mucho que desear, pero si Marcelo, Ronaldo y Benzema salen en buen momento convierten al cuadro en uno de los más peligrosos de Europa.

En el Liverpool la cosa es más o menos similar, pero su desventaja corre en la actitud que imprime el técnico Jürgen Klopp, esta energía de ir al frente que los hace endebles en defensa. De igual forma, si cuentan con un buen día de Salah, pocas cosas podrán detenerlos.