Real Madrid no conoce otra cosa que no sea el éxito dentro de la UEFA Champions League desde la llegada de Zinedine Zidane al conseguir su tercera final consecutiva, venciendo por 4-3 a Bayern Múnich.

Su pase a Kiev se consumó en el Santiago Bernabéu, en un encuentro donde los grandes estelares fueron los jugadores más señalados a lo largo de la temporada, Keylor Navas y Karim Benzema.

El gato francés no conseguía una anotación desde el 31 de marzo, en la Liga frente a Las Palmas, mientras que en Champions League solo había conseguido anotar en un solo partido, esto en la ronda de grupos con un doblete frente al APOEL.

Joshua Kimmich puso la esperanza para los del Bayern anotando el gol del empate global a los dos minutos, lo que puso una electricidad interesante al duelo, siendo Benzema quien empató las cosas apenas a los 10 minutos, cuando completó un gran pase de Marcelo con remate de cabeza.

El partido tenso con oportunidades para ambos, no dejó más en el primer tiempo, pero la cosa lucía mejor para los alemanes, por lo que el complemento sería fundamental, para su mala suerte, apenas a unos segundos de regresar a la cancha se irían sus posibilidades.

Arrancando el duelo, Corentin Tolisso retrasó más para su arquero Ulreich quien terminó por resbalar quedando la pelota a no otro que Karim Benzema, definiendo con soltura el segundo gol.

James Rodríguez cumplió la profecía y acercó al Bayern anotando el empate a los 62 minutos, por lo que las cosas se pusieron a un solo gol, es ahí donde vino el show de Keylor Navas.

Con más de cuatro atajadas claves, el arquero costarricense volvió a recuperar la confianza de la gente y puso a todo el Bernabéu, con intervenciones hasta los últimos minutos y siendo el nuevo héroe para el Madrid y el orquestador del pase a las semifinales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Real Madrid espera a Liverpool o Roma para la gran final en Kiev.