Dos jornadas nos separan del final del torneo Clausura 2018, la etapa de definición llega al campeonato y los equipos se preparan para lo bueno o se ajustan para no terminar tan mal.

En el caso de los equipos poblanos tienen muchas expectativas respecto a los duelos, uno por jugarse la vida o la muerte y el otro por medirse ante un clásico rival y con esa ligera esperanza de acceder a liguilla.

Comencemos con el Club Puebla, que en el Estadio Cuauhtémoc recibe este viernes al América a las 19:00 horas, en un duelo atractivo y que como sabemos pintará de amarillo el estadio.

Los poblanos llegan con cuatro derrotas consecutivas, viendo muy lejos su gran inicio de torneo y su invicto en casa, teniendo todavía una mínima esperanza de liguilla, aunque teniendo que ganar sus dos partidos y esperar combinación de resultados de hasta cinco equipos.

Del lado del América, aunque mero trámite, busca también un resultado que le asegure su puesto en la liguilla, al tener 26 puntos en la tercera posición, y aunque ya no da alcance al líder Toluca, busca una buena posición para recibir la mayor cantidad de partidos de liguilla en casa.

Aunque América es históricamente superior al Puebla, los últimos cuatro resultados entre ambos han sido empates, teniendo que ir hasta la época de Raúl Jiménez en México para encontrar la última victoria de América en el Cuauhtémoc.

Pasando del lado de Lobos BUAP, la cosa huele a azufre, flores e incienso se empiezan a colocar ante la posible caída del equipo, aunque teniendo su destino en las manos, enfrenta a Rayados de Monterrey en una dura visita.

El partido a celebrarse este sábado a las 19:00 horas promete tener a unos Lobos necesitados, desesperados por un buen resultado que los ponga con posibilidades de salvarse en la última fecha.

La condición es fácil, no perder en los dos partidos te asegura quedarte, haciendo cuatro puntos se obliga a Tiburones Rojos a ganar sus dos partidos, una derrota implica jugarse todo ante Club Puebla.

Rayados es el mismo equipo de siempre, potente en ataque, con variantes y con la misma posibilidad de golear por cinco goles, como de amarrar un 1-0. Veremos si su mala suerte ante equipos poblanos no vuelve a intervenir y se ven sorprendidos por los Lobos.