Saúl Álvarez fue suspendido por seis meses al dar positivo por la sustancia clembuterol en un control antidopaje, informó la Comisión Atlética de Nevada.

Anthony Marnell, presidente de la Comisión, aceptó el castigo, después de que Bob Bennett, director ejecutivo del organismo hubiera pedido formalmente la penalización para el boxeador mexicano.

Durante una audiencia este lunes, Canelo Álvarez declaró que no consumió clembuterol de manera intencional, asegurando que fue por el consumo de carne contaminada.

Después de ello, se buscó una negociación con los abogados del púgil mexicano, dando como resultado la suspensión por seis meses, castigo que fue aprobado de manera unánime por los jueces de la audiencia.

Será a partir de este mes cuando la suspensión comience a correr, además de que tendrá que someterse a nuevos controles antidopaje, aunque no recibió una multa económica.

Sobre su pelea ante Gennady Golovkin, al no haberse anunciado la cantidad de dinero en el combate tampoco se afectó de manera económica al mexicano, algo que tampoco afectó al anunciar su cancelación.

Podría ser ahora hasta el mes de septiembre cuando la revancha entre los dos boxeadores se concrete, estando programada para la semana del Día de la Independencia y para hacerla coincidir con la fecha de la primera batalla entre ambos.

Los daños colaterales serán para los hoteles, casinos y restaurantes de Las Vegas quienes ya se preparaban para las grandes inversiones que se iban a manejar en la pelea, y a pesar de que GGG ha dicho que quiere pelear el 5 de mayo, ningún rival parece lo suficientemente atractivo para avivar la expectativa.

En cuanto a la bolsa para Saúl Álvarez, de llevarse a cabo el combate, habría ganado cerca de 100 millones de dólares, por conceptos de sueldo, venta de pagos por evento, patrocinios, taquilla, entre otros.