De los 18 que tenía ya solo me quedan tres… Son tres jornadas lo que nos separa del final del torneo Clausura 2018, con un cierre que cómo siempre tiene a casi todos los equipos en la pelea por un puesto a la liguilla y con el descenso en su mejor puntos.

Para los equipos poblanos, el tiempo avanza y parecen quedarse sin logra sus objetivos, cuando parecía que tendrían semestres más sencillos por como habían hecho las cosas.

Comenzando del lado de Lobos BUAP, recibe este sábado 14 de abril a las 17:00 a los Rayos del Necaxa, en su penúltimo duelo en casa y en el que si no suma verá más que complicadas sus oportunidades de mantener la categoría.

Lobos llega al duelo con todas las dudas posibles, con un auxiliar técnico que espera mostrar algo nuevo y un equipo de trabajo desmotivado que da muchas señales de derrota.

Del otro lado, llega un equipo motivado, los Rayos que vienen de ganar su cuarto título de Copa Mx en su historia. En su contra tienen el ser un cuadro muy irregular, pero como lo demostraron ante Club Puebla cuando lograron empatar en los últimos minutos, son un equipo peligroso y con talento individual capaz de hacer daño.

Pasando al Club Puebla, enfrenta de visita a los Pumas UNAM en el Estadio Olímpico Universitario este domingo 15 de abril, en un duelo que encuentra a dos equipos con 17 puntos y que cualquier victoria los puede poner de cara a la liguilla.

Después del gran momento y de que todo fueran risas y memes en redes sociales, Club Puebla no logra ver la luz y ya son cuatro consecutivos con derrota, mostrando poca seguridad y confianza en su sistema.

El equipo logró apelar la sanción de Lucas Cavallini y tendrá de regreso a su delantero para el equipo, algo importante tomando en cuenta que en esta mala racha solo han anotado tres goles. Lejos quedó el buen momento de sus elementos, pero el cuadro poblano todavía tiene herramientas para jugar mejor.

En el caso de Pumas, es la muestra viviente de una mala racha, después de caer en solo uno de los primeros siete partidos, la realidad les pegó fuerte y no han logrado recuperarse y de no sumar una victoria en casa, las criticas se irán hasta el cuello en camino de un nuevo fracaso universitario.