Llegamos a la última parte del torneo, dos tercios de competencia se nos han ido y solo cuatro partidos nos separan de la liguilla, con todos los equipos ya viendo su suerte definida, los cuadros poblanos ven ya la meta para lograr sus objetivos.

Comenzamos con el cuadro de la Franja, el Club Puebla que busca ante Tuzos de Pachuca retomar su estilo y afianzarse de cara al fin de la competencia, después de llegar con tres derrotas consecutivas.

Después de dar la sorpresa venciendo de visita a Rayados de Monterrey, el Puebla no ha logrado recuperar la forma, solo teniendo un gol a favor en esta racha de derrotas por cuatro en contra, luciendo cabizbajo y sin lograr imponer sus condiciones como antes lo hacia.

De regreso en el Estadio Cuauhtémoc, llega sin la presión de defender el invicto, pero algo de responsabilidad tendrá ante la necesidad de seguir sumando para no salir de puestos de liguilla, estando de momento en la séptima posición.

Ante Tuzos tendrá un rival más que irregular, siendo uno de los más goleados con 24 anotaciones en contra, pero de los más goleadores con 20 goles a favor, por lo que cualquier error debe ser aprovechado al poder determinar el final del partido.

Pasando al lado de Lobos BUAP comienza el camino después de Rafael Puente, en una decisión criticada por muchos y respetada por pocos, los licántropos decidieron decirle adiós a su técnico en pro de buscar la salvación.

Puente deja a un equipo sin forma, ubicado en el último puesto de la tabla general con solo nueve puntos y con el tema punzante del descenso, donde una derrota lo condenaría a aparecer en último lugar para la siguiente jornada.

Ahora con Daniel Alcántara al mando, Lobos puede o solidarizarse con el extécnico mostrando el mismo rostro o valorarse y encontrar la permanencia, la cual solo está a siete puntos de distancia.

Su rival será el Cruz Azul, este sábado siete de abril en el Estadio Azul, en un duelo de dos equipo ya eliminados, y en donde de darse una victoria universitaria, los cruzazulinos podrían terminar en el último puesto de la tabla.

A Cruz Azul solo le queda el orgullo, además del querer darle una buena despedida a su cancha al quedar solo dos partidos en el inmueble. Un duelo en el que sin duda quien no pueda soportar la presión de sus problemas se verá más que afectado en el césped.