Puebla vive su segundo torneo con dos equipos en la máxima categoría del futbol profesional, Club Puebla y Lobos BUAP quienes desean mantener ese estatus y lucharán en este Clausura 2018 por seguir compitiendo al máximo nivel.

Llega la primera jornada y con ella nuevas ilusiones, nuevos objetivos y esperanzas de conseguir algo grande, ¿podrá alguno de los equipos entrar a la liguilla?, ¿alguno descenderá?, son preguntas que comenzarán a tener respuesta a partir de hoy.

Todo comienza este cinco de enero en la cancha del Estadio Cuauhtémoc, donde Club Puebla recibe la visita de Tigres, el actual campeón del futbol mexicano en un duelo que parece muy desequilibrado y en el que la Franja llega como victima.

Las cosas pueden cambiar si sabemos entender el trabajo de Enrique Meza, acostumbrado a planteles con bajo presupuesto y con un sistema donde se privilegia el resultado con el buen parado táctico.

Para este encuentro, jugadores como Lucas Cavallini y Paco Torres no estarán disponibles al participar con la sub-20, además será complicado ver el debut de Alejando Chumacero por los pocos días de entrenamiento. A cambio, podríamos ver a Pedro Goulat, destacado juvenil que ha mostrado buenas condiciones en categorías menores y que disputó el torneo anterior con Club León.

Tigres llega defendiendo el título y con las armas ofensivas que todos conocemos (André-Pierre Gignac, Eduardo Vargas, Enner Valencia, entre otros), por lo que cualquier descuido podrá ser bien aprovechado por ellos.

Pasando al otro equipo, Lobos BUAP, debuta como visitante este próximo domingo 7 de diciembre en la cancha del Territorio Santos Modelo al enfrentar a Santos Laguna, en un duelo parejo y en donde los licántropos buscarán seguir mostrando su futbol competitivo.

Con buenos refuerzos en ataque como Irven Ávila o Jerónimo Amione, Lobos se ve potenciado en ofensiva, por lo que de nueva cuenta podremos ver a un equipo que va hacia el frente y que sufrirá en el fondo. En caso de que los otros equipos los hayan estudiado de buena forma, los Lobos podrían llevarse malas experiencias.

Por su parte, Santos es un equipo que no ha terminado de reconstruirse, su plantel sigue careciendo de experiencia y eso lo termina por hacer un cuadro irregular. Ahora con Dante Siboldi como técnico, podemos esperar un cuadro que sepa esperar bien al rival y que trate de atacar vertical para no transcurrir la pelota en medio campo.