Tuzos de Pachuca no pudo hacer diferencia y volvió a quedar en la orilla de la final del Mundial de Clubes al caer por la mínima diferencia ante Gremio en tiempos extra, por lo que se deberá conformar con disputar el tercer lugar.

En algo que parece nunca cambiará, otro equipo de la Liga Mx fue incapaz de llegar a la final del Mundialito, teniendo Pachuca a un rival sensible, que no disputó el encuentro con lo mejor y que dejó mucho que desear a lo largo de los noventa minutos.

Un partido lento, peleado, con poca calidad técnica, pero mucha fuerza de ambos se vivió en la cancha del Hazza Bin Zayed Stadium, donde los Tuzos dejaron a deber la mayor parte del tiempo.

Cuando el equipo mexicano lo intentaba lograba hacer daño, pero pocas veces fue decidido hacia el frente, prefiriendo esperar y mantener posiciones antes de arriesgar. Respecto al cuadro brasileño, al igual que en la final de la Copa Libertadores, mostró su lado más canchero, con esfuerzos individuales fue ganando terreno y acciones, pero por juego colectivo era incapaz de conectar.

Para los tiempos extras, apareció la dosis de talento para cambiar las cosas, esto cuando Everton tomó la pelota y aprovechando una desatención en la marca se acomodó para colocar su disparo al poste contrario imposible para el Conejo Pérez.

Poco más de lo mismo se vivió en los minutos restantes, con Gremio estando más cerca del segundo que de darse el empate, por lo que Tuzos se volvió a quedar con las ganas de hacer historia.

Ahora, el cuadro mexicano se prepara para disputar el tercer lugar, esto ante el perdedor de la eliminatoria entre Al Jazira y Real Madrid, siendo el ganador de estos dos quien enfrente a Gremio en la gran final.