Llegamos a la última etapa previa al Mundial de Rusia 2018 con la realización del sorteo, ese momento en que todas las selecciones conocen a sus rivales y donde comienzan los planes, análisis y demás vueltas a la cabeza de cuáles pueden ser las esperanzas de cada selección.

Para esta edición del sorteo mundialista, existen varias y nuevas reglas colocadas debido a la colocación de las selecciones por su ranking y no por su zona geográfica, por lo que no pueden estar más de dos equipos de una Confederación en un mismo grupo, a excepción de los europeos, pero sin poder estar más de dos en un solo sector.

Pasando a lo que podría, imaginemos un momento y veamos cuáles son los mejores y peores escenarios que podría vivir el cuadro mexicano.

***

Dos selecciones europeas

Debido a las reglas del sorteo y a la cantidad de equipos europeos calificados, solo dos grupos en el Mundial no tendrán a dos selecciones europeas, razón por la que México se ve con altas posibilidades de que pueda enfrentar a dos oponentes de ese continente.

La cosa viene en cuáles pueden ser esos hipotéticos rivales y cuáles podría convenirle enfrentar. Al estar en su mismo bomba evitará el cruce con España, Suiza, Inglaterra y Croacia, pero a cambio podría quedar encerrado con un equipo junto a Islandia o Suecia y Alemania con Francia.

El mejor escenario sería enfrentar a Polonia o Rusia que son cabezas de serie y medirse ante Dinamarca o Serbia (colocados en los bombos 3 y 4), aunque ya sabemos que la alta competencia le gusta y hace lucir a México.

Nigeria en el bombo 4

Aunque el sistema también parece que le vendrá bien a México, el bombo cuatro tiene a un gran oponente que es Nigeria, un equipo que sin importar en qué grupo sea colocado será una amenaza para todos y podría culminar con las esperanzas mexicanas de llegar al menos a los octavos de final.

Rivales fáciles, relajación máxima

Un gran problema con México es el sentirse favorito, ya que sabemos ese exceso de confianza siempre le ha generado problemas y complicarse de más el camino cuando parecía tenerlo fácil.

Imaginemos que termina en el Grupo A con Rusia, Australia y Túnez, aunque el grupo parece más que accesible para los tricolores, un mal partido ante Australia o una nueva sorpresa ante Túnez como en Argentina 78 podría darle un gran fracaso al equipo.

Cruce con el otro grupo

La gran cuestión que seguirá vigilando el cuadro mexicano es el cruce con el otro grupo en los octavos de final, esa llave que ha resultado un vía crucis para los mexicanos.

Volvamos a poner a México con Rusia, Australia y Túnez, pero en el Grupo B coloquemos a Bélgica, España, Japón y Costa Rica, ya sea que termine en primer o segundo puesto, el cruce en octavos luce peligroso y de nueva cuenta, pondría a México con una nueva decepción al no llegar al quinto partido.