El toreo, las corridas de toros es una tradición de cinco siglos, una que se realiza en España, Portugal, Francia, México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Filipinas.

Su práctica está protegida y preservada en ciudades como Madrid, Murcia y Valencia en España, así como en Arles, Nimes, Dax y otras de Francia.

Hablar de la tauromaquia es hablar de un arte en movimiento, una donde la expresión de los movimientos, la plasticidad e instantáneas e irrepetibles pases o suertes que realiza el torero con habilidad y gracia se combinan con la bravura y nobleza del toro de lidia.

Por ello se señala que la corrida de toros trae un aspecto cultural consigo, esto por el gran contenido de conceptos, historia, lenguaje, costumbres y tradiciones que se ha forjado en más de cinco siglos de existencia.

Su existencia le ha dado vida a otras artes, por ello que también se le conozca como el arte de las artes, al influenciar aspectos como la danza, pintura, música, escultura y la literatura, con personajes como Ernest Hemingway, Federico García Lorca, Mario Vargas Llosa, entre otros.

“El toreo es el único arte en el que el artista está en peligro de muerte y en el que el grado de brillantez en el rendimiento se deja al honor del luchador”, Hemingway.

Cabe recordar, que muchos más toros se matan como alimento por los mataderos de los que mueren en la arena, además de que en muchos mataderos operan de una manera menos eficaz.

De igual forma, el toro bravo es el único animal que muere luchando y que puede defenderse, ya que por su ejemplar bravura puede salvarse por medio del indulto, algo que sucede en más ocasiones de las que se cree y todas las plazas del mundo.

“La fiesta de toros es el único lugar donde se puede estar seguros de presenciar la muerte envuelta en la más deslumbrante belleza”, García Lorca.

En el toreo no se mata por diversión, como algunos críticos lo exponen, caso en el que el argumento tiene una falla, ya que cada vez que alguien elige un filete o una hamburguesa, podría decirse que han decidido a la matanza del animal por diversión.

La tauromaquia como cualquier expresión de arte, debe conocerse y entenderse antes de criticarse.