Puebla vivió su primer torneo después de muchos años con dos equipos en la Liga Mx, un torneo decepcionante del lado de la afición y el apoyo mostrado, y que en lo deportivo deja varias enseñanzas, así como objetivos por lograr para ambas escuadras en el próximo torneo.

Comenzando con el benjamín, Lobos BUAP vivió su primera experiencia en primera, una donde mostró sus habilidades, destrezas, pero también su inmadurez, su falta de proyecto y de afición.

Lobos BUAP le dio un buen respiro a la Liga Mx y a lo que estaba acostumbrada a ver, con una propuesta ofensiva y de buscar ganar el partido, los universitarios dejaron un buen sabor de boca, en especial por la primera parte de su torneo.

Después, comenzaron a salir todos los errores comunes en un equipo recién ascendido, falta de carácter para manejar a los jugadores, de saber manejar los partidos y de llevar a los estudiantes al estadio y crear una identidad, algo que a lo largo de su historia los Lobos no han logrado hacer.

Los dirigidos por Rafa Puente hicieron buen colchón de puntos para pensar en la pronta salvación, falta saber si mantendrán el mismo plantel o podrán hacerse de buenos prestamos para ocupar los puestos que quedarán vacantes en el cuadro.

 

Pasando al caso del Club Puebla, sumaron una decepción más para su gente, coronada de manera especial con la derrota en el derbi poblano y que pone en duda el futuro del equipo.

Lo que más le falta a este equipo es estabilidad, esperando que ese sea el primer punto en el que trabaje la directiva de Tv Azteca, ya que muchas cosas parecen irse de las manos del club.

Entradas más que pobres en el estadio, un juego pobre debido a la calidad del plantel y el grave error de comenzar el torneo con un técnico novato fueron los grandes pecados del Puebla. Ahora con el ingreso de Enrique Meza y con una directiva que no planea escuchar a “líderes del deporte en Puebla” para realizar sus contrataciones, un poco de esperanza se puede vislumbrar en el futuro de la Franja.

A pesar de tener dos equipo en Primera, Puebla se quedó sin liguilla, esperemos los dos equipos comiencen a encontrar resultados y dejemos de vivir de los villamelones y aficionados de ocasión con el fin de volver a convertir a esta en una plaza importante para el futbol mexicano.