José Saturnino Cardozo, técnico de los Tiburones Rojos de Veracruz, sabe que aunque en la última jornada ya no se juega una esperanza de liguilla el equipo, todavía quedan muchas cosas en juego para ellos, por lo que buscan tomar el partido con serie responsabilidad.

El guaraní comentó en conferencia de prensa que están en una etapa de definición, donde tanto el cuerpo técnico como los jugadores se juegan su estadía dentro del equipo, además de que obtener los tres puntos podrían ser valiosos en la cuestión del descenso.

“Los jugadores tienen que entender que igual que nosotros están en una capilla, tienen que saber que esto es de resultados y el equipo cuando no consigue, muchas veces se busca solución o un cambio para tratar de mejorar y tratar de sumar puntos que es lo que está necesitando el equipo”, señaló Cardozo.

Sobre la forma en que culminarán el torneo, se dijo consciente de que no han hecho el mejor de los trabajos, debido a que solo ha obtenido cuatro unidades de las 21 que han disputado bajo su mando, situación que lo deja muy dolido con la afición.

“Estamos muy dolidos, muy molestos por no poder darle más puntos a nuestra gente, a nuestra afición que siempre ha respondido hacia el equipo y nosotros nos quedamos en deuda con ellos”, indicó.

Sobre su rival en la última jornada, Cruz Azul, señaló que llega necesitado de un triunfo, sabiendo que ese es el único resultado que les asegura un puesto de liguilla, pero prefiere concentrarse en su juego y en esos tres puntos que son importantes para el grupo.

“Es difícil, Cruz Azul también depende de sí mismo para aspirar a una liguilla y nosotros tenemos que pensar en nosotros, que el rival plantee o juegue como tiene que jugar, nosotros pensar en nosotros, tratar de estar concentrados”