Después de más de 160 juegos de temporada regular y otras siete victorias en playoffs, el ansiado momento llego, la Serie Mundial de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) ha llegado.

Astros de Houston y Dodgers de Los Ángeles se disputan uno de los más prestigiados títulos en el deporte, en una serie inédita para Serie Mundial y que pone de frente a dos equipos necesitados de una gran alegría para su historia deportiva.

Comenzando con los Astros de Houston, cómo ciudad vienen de un momento complicado después del huracán Harvey que azotó la ciudad y que obligó al equipo a jugar algunos partidos fuera de casa.

De manera deportiva, los Astros llegan a su segunda Serie Mundial en su historia, la primera se dio en 2005, cuando todavía eran parte de la Liga Nacional y donde cayeron por barrida ante los Medias Blancas de Chicago.

Los Astros son un equipo altamente competitivo, cuentan con armas muy completas en todos los sectores. En el pitcheo tendrán en este primer juego en Dodger Stadium a Dallas Keuchel, llamado a ser el CY Young a mejor pitcher de la Liga Americana.

En esta postemporada tiene registro de una victoria y una derrota, pero su efectividad de 1.78 en cinco inicios en playoffs lo coloca como un fuerte oponente. Respecto a los bats, tienen a uno de los líderes más grandes de espíritu y más pequeños de estatura en el béisbol con José Altuve.

Altuve tiene cinco cuadrangulares en esta postemporada, fue el líder de bateo durante la temporada regular y es un peligro total en las bases. Además, tienen a otros bats juveniles como Carlos Correa y George Springer, reforzados con la experiencia de Brian McCann y Josh Reddick.

Del lado de los Dodgers, el equipo no llegaba a la tierra prometida desde 1988, año en que consiguieron su último título y al ser uno de los equipos más importantes en la historia del béisbol, el anillo de Serie Mundial quedaría perfecto.

Los Dodgers se habían quedado cerca en sus intentos las pasadas temporadas y en este año lucen como el equipo más completo y a vencer en la postemporada, basta decir que fueron el equipo con mayor número de victorias en temporada regular.

El equipo de Los Ángeles está lleno de líderes, comenzando con el pitcher llamado para este juego 1, Clayton Kershaw, uno de los mejores lanzadores en la última época y que busca por fin dar ese salto de calidad en la postemporada.

En el bateo son un equipo con muchas armas, tienen el poder del novato Cody Bellinger, la destreza de Justin Turner, lo oportuno de Logan Forsythe y los siempre difíciles de enfrentar Curtis Granderson, Chase Utley y Yasiel Puig.

La Serie Mundial luce altamente interesante, dos equipos de gran corazón y talento deportivo nos pueden brindar una de las finales más cerradas en mucho tiempo, al menos esperemos que como el año pasado con los Chicago Cubs y los Indios de Cleveland, sean siete juegos los que podamos disfrutar entre estos dos.