Lobos BUAP vive uno de sus peores momentos en este Apertura 2017, al sumar su tercera derrota consecutiva al caer por 1-2 ante los Xolos de Tijuana en la cancha del Estadio Universitario, en la reanudación de la jornada 10 del campeonato.

Los licántropos se estacaron en 14 puntos y aunque por la mala calidad del torneo siguen teniendo buenas opciones de calificar, la preocupación es la zona del descenso, donde ya marchan en último lugar, pero recordando que también gozan de la ventaja de un porcentaje volátil.

Ante los Xolos volvió a aparecer la mayor debilidad del cuadro universitario, su defensa. Es increíble que un equipo diseñado para mantenerse en primera división sea el más goleado del campeonato con 25 goles en contra, un promedio de casi dos goles por partido, razón por la que sacar resultados se ha vuelto más que complicada.

Gustavo Bou demostró en par de jugadas lo sensible que puede ser la defensa del equipo, comenzando con un remate en la cara del arquero para el primer gol y después con una jugada donde logró salir entre dos jugadores para sacar un centro fácil para el gol de Miller Bolaños.

Mientras la defensa haga agua, lo que pueda producir el equipo será insuficiente, aunque fue buena la participación de Amaury Escoto, quien parece llegar al tope de su nivel y sigue haciendo goles y mostrando buena presencia en el campo.

Del lado de Tijuana, el resultado le permitió llegar a 18 unidades y sigue peleando por un puesto en liguilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como dato, curiosa fue la falta de luz en el Estadio Universitario, algo en el que tanto la compañía de luz, por no mandar su cuerpo de brigada, como Lobos tienen responsabilidad.

La directiva de Lobos debe entender que no está posición de mostrar fallas en sus partidos después de la alta resistencia que mostraron para firmar un contrato, deben asumir las consecuencias y presentar todas las garantías para el partido, y si bien puede que no tengan autoridad en algunos sectores, hacer todo lo posible para no dejar una mala imagen. Hasta en estos puntos se ve lo poco preparada que está la gente al interior del cuadro universitario.

Imágenes cortesía de: Club Lobos BUAP