La temporada regular de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) culminó y llegó la magia de octubre y el camino hacia la Serie Mundial, quedando solo diez equipos con vida y que buscan llevar el ansiado título a sus vitrinas.

Todo comienza este martes tres de octubre con los partidos de comodín, donde cuatro equipos se disputan los últimos dos boletos para avanzar a las Series Divisionales de cada una de las ligas, teniendo por la Americana el duelo entre los Yankees de Nueva York y los Twins de Minnesota, duelo en el que el favorito son los Yankees debido a su estupendo cierre de temporada y por su jugar Aaron Judge, quien en su año de novato consiguió 54 homeruns y más de 100 impulsadas.

El ganador de este único duelo se medirá ante los Indios de Cleveland, el actual campeón de la  Liga Americana y que busca regresar a la Serie Mundial para terminar su racha sin títulos.

Por el lado de la Liga Nacional, los Colorado Rockies disputan el último boleto ante los Arizona Diamnbacks, un duelo con dos de los equipos mejor conjuntados y dónde el pitcheo será el arma clave para ambos. Arizona llega como el favorito después de sumar 93 victorias en la campaña regular, un número que de no ser por la estupenda temporada de Los Ángeles Dodgers les hubiera servido para ganar su división.

El ganador de este duelo precisamente se medirá ante los Dodgers, equipo que consiguió la mayor cantidad de victorias en la temporada regular con 104 y que está ansioso por darles un nuevo título a sus aficionados.

En cuanto a los partidos de Series Divisionales que ya están definidos, en la Liga Americana, los Boston Red Sox se enfrentarán a los Houston Astros. Los Astros llegan como favoritos debido a su constante ofensiva y su pitcheo intermedio, capaz de llevar a buen flote las victorias.

Por otra parte, en la Liga Nacional ya se tiene el duelo entre Chicago Cubs frente a Washington Nationals, donde los Cubs inician la defensa de su título y buscan repetir con los máximos honores para construir una nueva era de triunfos para un equipo que sufrió más de 100 años para volver a celebrar un campeonato.