El sismo del pasado 19 de septiembre con epicentro en Morelos, dejó graves afectaciones en la Ciudad de México, donde uno de los puntos de mayor concentración fue el Colegio Enrique Rebsámen, al caer uno de sus edificios.

En este colegio, 19 niños fallecieron entre los escombros, dejando profundas heridas en familiares, rescatistas y todos aquellos que siguieron de cerca la noticia, al perderse una vida que apenas comenzaba.

De aquí se han desprendido dos grandes historias que conectan con el mundo del deporte y con dos de sus máximas figuras. Una buscando los ánimos para seguir adelante y otra para dar consuelo a una familia devastada por la tragedia.

***

La primera de la historias conocidas fue la de Santiago, un pequeño próximo a cumplir los ocho años que falleció durante el sismo. Su gran ilusión era conocer a Cristiano Ronaldo, su ídolo y por el cual tenía una admiración que solo era comparada con la que tenía por su padre, contó la madre del pequeño en una carta que logró hacerse viral.

Tras varios días, la información llegó a Ronaldo, quien a manera de solidaridad con todas las víctimas, escribió un mensaje por medio de sus redes sociales y mandó una playera autografiada a los padres de su más grande fan.

Los padres del niño ya han respondido a la gran respuesta del futbolista lusitano, al recibir la alegría de al menos haber cumplido algo que tanto ilusionaba a Santiago.

Por otra parte, Leo Farías es un pequeño que fue rescatado entre los escombros de la escuela después de 20 horas de sucedido el sismo.

Su madre publicó un mensaje en el que buscaba el aliento del más grande ídolo de su hijo Lionel Messi, para poder recuperarse y encontrar esos ánimos para superar la situación.

En un corto video, el jugador de Barcelona mandó todo su cariño y fuerza al pequeño Leo, esperando influya de manera positiva en la salud del menor.

“Hola Leo, quería mandarte un saludo grande y desearte toda la fuerza desde áca. Espero que te cuides mucho y lo mejor para vos. Mucha fuerza”, dice Messi en el video.