Lobos BUAP se convirtió en el equipo sensación de la Liga Mx, con un juego dinámico, de ataque y velocidad, pero también idea y equipo, enamoró a una liga necesitada de equipos que ofrezcan espectáculo.

Después de una increíble racha, de ser líderes generales, los universitarios suman cinco partidos sin conocer la victoria, un dato nada alentador tomando en cuenta que llevamos ocho jornadas de juego y que el descenso los ha alcanzado.

Por primera vez en el campeonato en la cuestión del descenso, Lobos es el último con el mismo número de puntos en el mismo número de partidos, es decir ocho.

Las cosas no parecen salir en la Jauría, lo que parecía ser solo un mal momento no se ha detenido, todo extrañamente iniciando después de la polémica dada entre Julián Quiñones y William Palacios, que terminó en la expulsión del segundo del equipo.

En Lobos hay una buenas por otras malas, mientras se siguen recaudando fondos para la manutención del equipo, el partido ante Monarcas tuvo una transmisión perfecta vía streaming, aunque sigue siendo gratuita.

Deportivamente el equipo ya no se encuentra, las intensiones ofensivas sigue, pero el equipo ya es incapaz de llevarlas a cabo o de inclusive alcanzar su propósito dentro de la cancha.

Del lado de Rafael Puente Jr. el discurso también ha cambiado, en especial en este último partido, si bien era cuestión de sentido común que la cancha no estaba en condiciones para darse el partido, Monarcas fue capaz de jugar con ello y sacar una victoria importante.

De igual forma, ha preferido desviar demasiado el tema fuera de su equipo, una táctica que antes funcionaba y ahora solo parece desgastante.

Si Lobos BUAP no reacciona y sigue viviendo de que es el equipo con las mejores intenciones en la Liga Mx dejará ir resultados importantes en la cuestión del descenso, el conjunto licántropo y todos los involucrados en el mismo se creyeron muy rápido el sueño de la primera división y mientras siguen intentando lucrar de todas las formas posibles, han dejado de lado lo más importante, lo deportivo.

Para Lobos infinidad de partidos restan para lograr el primer objetivo, la salvación, esperemos y no defrauden a las expectativas y la dura realidad les termine por dar de frente.