Club Puebla parece no encontrar formas en este arranque del Apertura 2017, con apenas dos puntos en la Liga Mx y cuatro en la Copa, el bache en el que parece ser situado se ve complicado de salir.

En otras temporadas, la esperanza de tener jugadores con caracter como Matías Alustiza, Christian Campestrini, Hobbit Bermudez (aunque a ciertos “analistas” de deporte les duela), le daban la posibilidad al equipo de tener armas para competir y al menos con destellos de calidad conseguir resultados.

Sin un equipo con figuras o un jugador diferente, una directiva que sigue tomando decisiones sobre la marcha y un cuerpo técnico muy joven, la situación parece estar a nada de explotar.

El gran afectado de todo esto es Rafael García, el conocido Chiquis quien tomó la peor de sus decisiones al afrontar con el Puebla su primera oportunidad como técnico de la Liga Mx, tomando un equipo desecho y que no sabe nada sobre su futuro.

Ya no es para nadie sorpresa la cantidad de movimientos y decisiones que toma el grupo de Tv Azteca al interior de la directiva, lo único que ha creado más incertidumbre en el interior.

En la cancha, García no encuentra soluciones por más que ha buscado variantes e inclusive arriesgando al cambiar a jugadores de posiciones e intentar nuevas cosas, de igual forma, como sucedió en los partidos ante Xolos de Tijuana, parece que la suerte tampoco le ha querido acompañar.

“Semana tras semana estamos viviendo la falta de gol, suena repetitivo pero esa es la realidad… Entiendo a la afición, es un aficionado que lleva muchos años sin que le salgan bien las cosas al equipo y es entendible su desesperación. El aficionado tiene el derecho de gritar todo lo que quiera, a mí me pueden gritar lo que sea”, dijo el técnico de Puebla al finalizar el partido de ayer ante Xolos.

Correr a Rafael García parece ser la decisión más fácil de tomar, el Puebla necesita de un chivo expiatorio cuanto antes para desviar la atención de sus malos resultados y si la afición a puesto sus ojos en el técnico, no parece nada desafortunado pensarlo.