Después de la partida de Neymar al PSG, a pesar de los intentos de la Liga y el club de detener la venta, a dejado la íncreible cifra de 222 millones en las arcas del Barcelona, por lo que ahora le toca pensar cómo invertir ese dinero para que no se note la ausencia del brasileño.

Si el Barça quiere seguir apostando por un tridente demoledor en el mercado parece haber muchos jugadores ideales para ello. El más deseado es Paulo Dybala, el argentino es una estrella consolidada y su gran ídolo es Lionel Messi. Ahora tendría la posibilidad de compartir el día a día con su compatriota. Lo negativo es que no es un jugador de banda como Neymar, y mucho menos por la izquierda, algo que no podría ser un problema para el esquema de juego de Ernesto Valverde.

Otra de las grandes joyas disponibles es Kylian Mbappé, quien es el gran objetivo en el mercado de su gran rival, el Real Madrid. Eso sí, con el jugador del Mónaco se esfumaría prácticamente todo el dinero ganado con Neymar, pues el conjunto francés pide nada más y nada menos que 190 millones de euros.

 

Ousmane Dembélé ya ha sido rumarado como posiblidad para llegar al cuadro catalán, pero las pretensiones del Borussia Dortmund echaron para atrás a los azulgranas. Ahora el panorama es diferente. El jugador de 20 años sería una opción de presente y futuro, y aportaría un desborde muy similar al de Neymar.

Con 222 millones al Barça no solo le da para fichar a un delantero, también podría incorporar al centrocampista que tanto necesita. Marco Verratti es la gran prioridad, pero el PSG podría hacerle la jugarreta y no aceptarle oferta alguna que lanze por el italiano, quien en principio fue el motivo del comienzo del acercamiento del Barcelona a París.

Los otros dos objetivos son Philippe Coutinho y Paulinho, el primero le costaría al club cerca de 100 millones al ser el jugador estrella del Liverpool de la Premier League, mientras el segundo sigue jugando en la Superliga de China.

Las opciones en el mercado hay y muchas son bastante viables, estás semanas nos terminarán por revelar que movimientos decide hacer Barcelona con sus 222 millones.

Con información de: Marca