El automovilismo y la Fórmula 1 tienen grandes rivalidades en su historia, pero en los últimos años, este sentimiento de competitividad paso de los pilotos a los equipos y a la tecnología de las monoplazas.

Desde hace unos años a la fecha, no encontrabamos a dos pilotos con las condiciones para poder dar en cada carrera una pelea deportiva y darle esa emoción a cada carrera. El año pasado tuvimos un esbozo de eso con la rivalidad entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg, pero al ser ambos de Mercedes, su pleito no trascendía más allá de ciertas declaraciones.

Pero ahora, el británico Hamilton al fin encontró alguien con quien batallar: Sebastian Vettel, piloto de Ferrari. Con el gran comienzo de Ferrari, la Fórmula 1 despertó en emoción, ya no sería Mercedes el único dominador, ayudando al espectáculo.

Ahora, la situación en el Gran Premio de Azerbaiyán no hizo más que aumentar la expectativas en el campeonato y en lo que estos dos pilotos pueden llegar a dar. En el circuito de Bakú, Hamilton frenó casi a cero durante la salida de un carro de seguridad (safety car), lo que provocó que Vettel lo chocorá al no poder detenerse. La situación enojó al piloto de Ferrari y chocó de manera intencional su monoplaza con la de Lewis Hamilton.

La Fórmula 1, sin hacerlo notar, deseaba una situación como esta, dos grandes equipos, dos grandes pilotos batallando po el campeonato mundial y exponiendo razones más allá de las deportivas para conseguirlo, haciéndonos recordar esos grandes años de la competencia.

Como olvidar las intensas batallas entre James Hunt y Nikki Lauda, inclusive habiendo una película de Hollywood sobre su rivalidad. Otras más históricas como la de Ayrton Senna y Alain Prost, duelos que marcaron las mejores épocas de la Fórmula 1.

Ahora, inclusive una casa de apuestas, Paddy Power, señaló que está dispuesta a dar un millón de libras esterninas para que un combate de boxeo entre Lewis Hamilton y Sebastian Vettel fuera posible, después de que Hamilton declarará que si Vettel era un hombre que lo demostrará fuera del coche y cara a cara.

Sin duda vivimos una de las mejores temporadas de la Fórmula 1 en años, la competencia es fuerte, muchos pilotos viven sus mejores años y como platillo principal, Vettel y Hamilton pelean con todas sus fuerzas el título de pilotos.