La Federación Mexicana de Futbol (FMF), sigue teniendo varias complicaciones debido a la afición y su recurrente grito de eehhh, pu.., el cual ahora podría ser un obstáculo para la selección mexicana en la Copa Confederaciones.

De acuerdo a varios reportes, la FIFA vigilará de cerca a los aficionados mexicanos y a sus partidos, por lo que aplicará un procedimiento de tres pasos, en el que si el grito se hace presente en el estadio, los árbitros estarán facultados para detener el partido.

En caso de que se presente el ya tradicional grito, el árbitro podrá detener el encuentro y pedir al sonido local que emita una advertencia para que no continuen con el grito, el cual se considera una conducta discriminatoria.

Si los gritos continúan, el árbitro emitirá una segunda alerta y en caso de reiteración, podrá suspender el partido, siendo este domingo la primera prueba para los aficionados en el duelo entre México ante Portugal.

Como parte de las acciones de la FIFA, tendrá observadores antidiscriminación en todos los encuentros de la Copa Confederaciones de Rusia, quienes actuarán siguiendo una guía elaborada por la organización Fare.

Cabe recordar que la Femexfut ha sido multada más de siete ocasiones por el grito que realizan los aficionados mexicanos al momento del despeje del arquero rival. Inclusive, las diferentes campañas que han realizado han servido de poco o nada, la última en los partidos eliminatorios ante Honduras y Estados Unidos, cuando el sonido local colocaba un grito de México al momento del despeje y en las pantallas se leían mensajes como “Gritar Puto no te hace más mexicano”

El grito de eehh, pu… nació a comienzos de los 2000 en el Estadio Jalisco, algunos señalan que fue debido al traspaso de Oswaldo Sánchez del América a Guadalajara. Fue en el Preolímpico de Guadalajara del 2004 cuando el grito se popularizó, de forma que en los siguientes años, era algo común en los estadios en México.