Otro torneo más de la Liga Mx quedará en el recuerdo, cuando este domingo 28 de mayo, Chivas y Tigres resuelvan la final y definan al campeón del torneo Clausura 2017.

El partido de ida nos dejó varias emociones y cuestiones por analizar, además de un André-Pierre Gignac como la más figura y cómo ese jugador diferente que hace muchos años no veía el futbol mexicano.

Chivas se mostró como un equipo práctico, capaz de resolver las oportunidades que le dejó el rival, con una propuesta conservadora y que sorprendió al colocase con ventaja de dos goles en la primera mitad.

Tigres mantuvo su misma postura, con jugadas laterales intentó hacer daño, dejando los espacios que fueron aprovechados por Chivas, buscando el gol con una propuesta ofensiva, pero con poca creatividad en la última línea de ataque.

El partido terminó realmente definido por André-Pierre Gignac, el delantero francés que en menos de diez minutos cambió el destinó y empató el marcador, ambos goles con su grado de dificultad y bien resueltos por el francés.

Ahí puede estar la clave del partido, el golpe emocional dado por Gignac fue importante, Chivas se veía casi abrazando la copa, como el nuevo campeón, pero saber que enfrenten tienen a un jugador capaz de arruinarles todos sus planes, puede terminar pesando.

Chivas debe cambiar su postura, responder a los argumentos de periodistas y miles de aficionados que lo quieren hacer ver como el equipo diferente, como el gran equipo que viene a reinvidicar al jugador mexicano, cuando en la realidad solo fue oportunista.

Tigres y el Tuca Ferreti tienen claro su plan de juego y esa confianza en que pueden sacar el resultado es la que termina por matar a los rivales, por lo que llegan confiados y con mayor ánimo para salir por la puerta grande.

Un nuevo bicampeón tendremos al finalizar el partido, pero quien será, Tigres y el bicampeonato de Liga o Chivas y su bicampeonato al ganar la Copa Mx.

 GIF