El futbol de estufa y los rumores están a la orden del día en el futbol mexicano, el cual se encuentra ya en un cierre de año futbolístico con la final disputándose.

Estos rumores y voces en el equipo donde no han parado es en el Club Puebla, por la sencilla razón de que todo es una verdadera incógnita y donde nadie ha salido a dar respuestas claras sobre la situación deportiva del equipo.

Punto de ello es el director técnico, tras la salida de José Saturnino Cardozo, se mantiene como una gran duda quien será el jefe de la escuadra camotera, con las opciones muy limitadas y el tiempo más que en contra, puntos que podrían llevar a la directiva a tomar una decisión apresurada o por lo menos de poco agrado para la afición.

Los nombres que se manejan para el cuadro camotero son viejos conocidos, muchos de ellos con malos resultados y cómo las últimas opciones posibles si se actuará con lógica.

Comencemos con el favorito de los Chargoy, Sergio Bueno, quien acaba de descender con los Jaguares de Chiapas y puede ser apuesta segura debido a su relación con la familia López Chargoy.

Bueno es un técnico que pocos buenos resultados a conseguido a lo largo de su carrera, disputando solo en tres ocasiones la liguilla a pesar de tener su primera experiencia cómo técnico en 1999. Con el Puebla ya tiene experiencia, al dirigirlos en el Apertura 2011 con un saldo de seis victorias, cuatro empates y siete derrotas.

Pasemos a la segunda opción, el siempre recordado José Luis Sánchez Solá, El Chelís, quien a pesar de todo lo que pueda estar pasando, año con año es rumor para regresar al equipo.

Chelís solo ha recolectado malas experiencias en sus recientes intentos como técnico, viniendo de dirigir a Venados de Mérida, donde en cinco partidos perdió cuatro y solo ganó uno.

En caso de regresar, Sánchez Solá estaría marcando su cuarta etapa con el equipo, siendo la última vez que estuvo al frente el Apertura 2014, cuando tuvo marca de una victoria, ocho empates y dos derrotas con la Franja.

En el sueño imposible para la afición poblana, en especial para el aficionado romántico, está la opción de Jorge Aravena, el Mortero, quien siempre ha tenido el deseo de manejar al equipo en Primera División, recordando que ya lo hizo en el Ascenso, donde a pesar de tener una buena temporada salió de maneras poco claras y Paul Moreno terminó por cerrar ese campeonato.

Aravena representa la esencia de ese Puebla ganador y campeón de finales de los ochentas, teniendo claros los ideales del equipo, pero que no convence a los directivos. El plan perfecto sería su llegada junto a Manuel Lapuente en la dirección deportiva, para darle un poco de esencia a este equipo que carece de ello.

Otras opciones disponibles en el mercado, pero poco viables también, son José Luis Trejo, con mucho tiempo sin dirigir y quemado por sus malos resultados en sus proyectos. Guillermo Vázquez, quien parece seguir aguardando por una mejor oportunidad y Enrique Meza, quien ha expresado su deseo de regresar a las canchas a dirigir, a pesar de su edad.

  GIF