Después del torneo regular y la liguilla, llegó la gran final del futbol mexicano, con dos equipos con realidades distintas, uno de gran cierre y la irregularidad acostumbrada, otro dejando dudas en cada serie y con excusas para todo.

Tigres y Chivas disputan el primer duelo de la gran final en el Estadio Universitario de Nuevo León, un partido esperado que enfrenta a dos de los equipos mejor conformados en el futbol mexicano, ambos sustentados en el proyecto de sus técnicos, quienes gozando de continuando han sabido conformar sus equipos y darles un estilo propio.

Tigres hizo lo acostumbrado, tras tener un lento comienzo de torneo, aprovechó las últimas jornadas para entrar en ritmo, llegando en su mejor punto en esta liguilla, luciendo de nueva cuenta como el equipo a vencer y con las ganas de hacer historia y convertirse en el tercer equipo en conseguir el bicampeonato.

Los dirigidos por Ricardo Ferreti tienen un gran sistema, con sólidez en la defensa, fuerza en el medio campo y potencia en el ataque, con André-Pierre Gignac con la capacidad de cambiar las cosas y con volantes externos de calidad con Javier Aquino e Ismael Sosa, además de un Eduardo Vargas esperando todavía que llegue a su mejor nivel.

Las Chivas son Matías Almeyda y Matías Almeyda es las Chivas, el técnico le ha puesto ese toque argentino al equipo más mexicano, logrando un sistema táctico de buena presión, capaz de ir con todo hacia el frente y replegarse en el momento que lo requiera el duelo.

Los rojiblancos llegan con más que dudas a este partido, pasando por mejor posición en la tabla ante Altas y Toluca y sin ser realmente superior, llega a la final como aparente víctima. Las lesiones, la baja de juego y el reglamento han sido los escudos de Almeyda para justificar la llegada de Chivas a la final, pero ante Tigres, esos argumentos serán baratos en caso de darse la derrota.

Por otra parte, si llega a conseguir el campeonanto, Chivas viviría uno de los puntos más altos de su historia reciente, al ser campeón de copa y de liga, algo que nadie sospechó que estaría cerca de lograr este plantel de Guadalajara.