La liguilla del futbol mexicano dejó dos duelos más que interesantes en el camino, al ser los dos clásicos regionales más importantes del país y una vez efectuado el Clásico Regiomontano, es hora de voltear a ver el de Jalisco.

Atlas y Chivas entran en acción en los cuartos de final de la Liga Mx, dos equipos de realidades distintas, uno cuya propia propuesta es sentirse el más grande y volver a ser campeón, y otro que llegó luchando por el descenso y terminó en liguilla.

Atlas no llegaba a la fase final del campeonato desde el Clausura 2015, cuando fue eliminado por no otros que las Chivas, por ello, la sed de tomar revancha puede sentirse palpable en el entorno del cuadro rojinegro.

Con un buen parado táctico, jugadores en buen momento y con un Matías Alustiza que ha respondido como titular y de recambio, los dirigidos por José Guadalupe Cruz tienen con que pelear y dar la sorpresa.

En el caso de Chivas, el título de la Copa Mx, salvó un poco el pésimo cierre que acumuló el equipo de Matías Almeyda, sacando a relucir los argumentos de jugar solo con mexicanos y las varias lesiones para fundamentar su fracaso en la parte final del torneo.

Chivas tiene un juego muy establecido de velocidad y fuerza en el ataque, pero muy endeble en la primera línea defensiva. En el antecedente en este torneo entre los dos, Chivas sacó la victoria de 1-2 ante Atlas.

Por otra parte, los Xolos de Tijuana y Monarcas Morelia también entran en acción en los cuartos de final, en un duelo que puede lucir muy disparejo en el papel y donde la motivación puede jugar un papel importante.

Los purepechas vienen de salvarse del descenso prácticamente en el último minuto de la última jornada, dando la sorpresa al ingresar a la liguilla y, sin nada que perder, planean ser un nuevo caso de equipo colero que elimina al líder general.

 

Xolos tuvo muchos altibajos, pareciendo que en muchos momentos le huía al liderato, aunque con un equipo bien conformado y con el clásico estilo de resultadista de Miguel Herrera.