María Sharapova, tenista rusa, regresó a las canchas después de más de un año sin actividad por un asunto de dopaje, haciendolo de gran forma con una victoria.

Sharapova fue invitada al torneo de Stuttgart en Alemania, después de que fuera suspendida por dopaje en el 2016, después de que diera positivo por la sustancia meldonium, utilizada para mejorar el rendimiento, en una situación que ella explicó no supo a tiempo que estaba prohibida y que utilizaba para combatir problemas del corazón.

La última vez que estuvo en una cancha de manera profesional fue en el Abierto de Australia en enero de 2016, por lo que su regreso fue muy esperado, excepto por las otras tenistas quienes criticaron su presencia en el torneo.

Sharapova se enfrentó a la italia Roberta Vinci, a quien venció en par de sets por 7-5 y 6-3, en la primera ronda en Stuttgart, en un escenario totalmente lleno que recibió de gran forma a la tenista.

Con un juego de potentes tiros ganadores y aprovechando todos los errores de la rival, María Sharapova demostró que no ha olvidado nada de su juego, por lo que está lista para recuperar su ranking.

La tenista rusa fue invitada al torneo por medio de un pase wild card, ya que por la suspensión perdió sus puntos en el ranking WTA y ahora enfrentará a su compatriota Ekaterina Makarova.

Maria Sharapova tendrá actividad después de Stuttgart en los torneos de Madrid y Roma, donde veremos poco más de las críticas y un poco más de su juego y su peculiar grito al golpear la pelota, una marca casi registrada.