La UEFA Champions League estuvo llena de emoción y polémica al llegar la primera jornada de vuelta de la ronda de cuartos de final, con los dos equipos españoles de la ronda siendo los primeros invitados a las semifinales.

La ciudad de Madrid volverá a vibrar con la intensidad de las instancias finales de la Champions al avanzar Real Madrid y Atlético de Madrid, en partidos llenos de emoción y polémica.

Comenzamos con lo sucedido en la Casa Blanca, el Santiago Bernabéu en un partido que no le faltó nada para ser uno de los nuevo clásicos de la competencia. Como suelen ser los duelos entre españoles y alemanes, lo sucedido entre Madrid y Bayern Múnich fue una clase de despliegue futbolístico.

El segundo tiempo fue el de las emociones, comenzando con una nueva versión del clavado de Arjen Robben, lo cual resultó en la primera anotación de los bávaros. Las emociones siguieron con el tercer gol en la serie de Cristiano Ronaldo, al empatar los cartones.

Para acompletar las acciones, no podría faltar Segio Ramos, aunque ahora no siendo el héroe de Madrid, al anotar un autogol para mandar las cosas a tiempos extras. Antes, Arturo Vidal se iría expulsado por Bayern en una doble amarilla más que polémica.

En los tiempos extras las cosas se resolvieron para el conjunto blanco, Cristiano Ronaldo sumó par de anotaciones más y Marco Asencio definió todo con el 4-2 final y 6-2 global.

En la otra serie, se volvió a vivir un duelo intenso y muy táctico entre el Atlético de Madrid y Leicester, donde los españoles supieron dominar el encuentro y terminar por llevarse las acciones.

Con un buen remate de cabeza a los 26 minutos, Saúl Ñíguez adelantó a los colchoneros, suficiente para dominar el encuentro y llevarse la victoria. Para el complemento Leicester se acercó con la anotación de Jamie Vardy, y apesar de que quedaba tiempo en el reloj, no llegaron más goles para los ingleses y se fue la sorpresa del torneo por marcador de 2-1 global.