Club Puebla y Cruz Azul llegan con realidades similares, pero objetivos diferentes, aunque el primordial es la victoria las razones para obtenerla son diferentes, por lo que su partido de la jornada 14 parece ser clave.

Comencemos con los locales del Estadio Cuauhtémoc, el Puebla, equipo que se encuentra sumido en la parte baja de la tabla general, posición que no abandonará a pesar de la derrota, pero su objetivo se centra en la cuestión del descenso, en donde sin hacer nada se sigue salvando y que con una victoria podría salir de forma definitiva.

Puebla enfrenta el partido conociendo las derrotas de los tres involucrados en el descenso: Tiburones, Jaguares y Morelia, a cuatro puntos de último lugar, por lo que una victoria lo colocaría a siete de distancia con nueve unidades por disputarse, de manera que solo una catástrofe lo dejaría en la liga de Ascenso.

En el caso de Cruz Azul, los de Paco Jeméz buscan resultados de donde sea para rescatar la temporada, en un proyecto fallido que busca el técnico español respaldar con al menos la liguilla para poder continuar.

La cuestión del descenso ya no es problema tras la derrota de Veracruz, para llegar a la liguilla, el camino puede ser menos tormentoso en caso de salir con la victoria, ya que alcanzarían los 17 puntos, solo a tres de puestos de liguilla, bendito futbol mexicano.

En la cancha, es difícil analizar lo que podríamos ver de ambos equipos, sin un estilo definido, con argumentos que han ido cambiando a cada jornada, sin jugadores que puedan realmente revolucionar, lo que podría darse en la cancha es incierto.

Solo es seguro algo, el empate es el peor resultado que ambos podrían negociar, al solo seguir su sufrimiento una jornada más, teniendo a su sombra el llamado termino de “cruzazulear”, esperemos que los equipos entreguen algo en el Cuauhtémoc.