Club Puebla al tener 13 jornadas cumplidas del campeonato, vive una realidad que no tenía contemplada, pero que es muy conocida, una donde el descenso es el protagonista y donde comienzan los nervios por saber si permanecerá o perdera la categoría.

La dolorosa derrota ante los Tiburones Rojos de Veracruz no solo han hechado atrás todo lo planteado por José Saturnino Cardozo al permitir seis goles en dos encuentros y colocarse a cuatro puntos del último lugar en la cuestión del descenso.

Pero, en medio de estas crisis quienes son los culpables, a quién podemos apuntar con el dedo para hacerlo menos, a quién podemos amenazarlo con videos y fotografías, a quién podemos dedicarle programas de radio con más coraje que argumentos.

Ciertamente en la crisis más dura del equipo tenemos más culpables que soluciones y ese será un problema para las cuatro jornadas que restan del campeonato, pero vamos paso por paso.

Cardozo se incorporó al equipo de la Franja en la jornada cinco del campeonato, en sustitución de Ricardo Valiño al solo tener un punto en cuatro partidos, el primer chivo expiatorio de la temporada.

Cardozo con nueve partidos al frente tiene dos victorias con tres empates y cuatro derrotas, en una actuación de promedio a mala que bien pudo ser conseguida por el técnico Valiño. Las victorias ante Jaguares y Diablos ilusionaron, el planteamiento defensivo nos hizo pensar que el equipo jugaba a algo, pero hasta ahí, la magia se acabó.

Pasemos con los jugadores, como responsables de estar en la cancha es el punto de mayor atención al que debemos tener. El enfocarnos solo en Cristian Campestrini es más que un error, en un plantel de once jugadores fijarse en uno es crear conspiraciones absurdas carentes de sentido.

Al mirar de cerca el plantel nos damos cuenta que es probable que el equipo haya obtenido más de lo que merecía, al ser reducido en nombres y calidad, además de estar lleno de extranjeros que solo vinieron a pasear.

Ahí es donde encontraremos a los culpables, como en cualquier investigación, cuando no sepamos donde buscar, hay que seguir el dinero. La cantidad exagerada de extranjeros (7) llegados en este torneo al equipo es el punto fuerte de la discusión, y todo llega desde la directiva y el director deportivo, quienes armaron un equipo al estilo del videojuego FIFA, comprando por comprar sin mirar resultados concretos.

Puebla está en una crisis de la que probablemente no salga y que puede agravarse si cae ante Cruz Azul, del cielo a la tierra, de la salvación al descenso, este Club Puebla está contaminado y parece que cómo siempre sufrirá.