El ejercicio de curl femoral acostado trabaja en conjunto los músculos isquiotibiales así como los gemelos y en profundidad el músculo poplíteo.

En teoría, durante la flexión se puede localizar el trabajo bien sobre el semitendinoso y el semimembranoso efectuando una rotación interna de los pies bien sobre el bíceps femoral, porción larga y porción corta, efectuando una rotación externa de los pies.

No obstante, en la práctica resulta muy difícil y solo un predominio del trabajo de los isquiotibiales o de los gemelos puede realizarse fácilmente.

Al momento de realizar los ejercicios, debes tener cuidado en no subir de golpe el peso por la flexión, ya que podrías dañarte la rodilla, también los tobillos, de igual forma ocurre si descienden bruscamente el peso cargado. Para aprovechar más el ejercicio debes controlar el recorrido y realizar lentamente el ejercicio.

Respecto a la posición, el torso debe descansar sobre el banco de apoyo y las manos deben estar en los agarres para ayudar a mantener la posición, siendo la carga únicamente levantada por las piernas, razón por la que el movimiento solo debe estar dado por la flexión de las rodillas.

Con información de: Rodolfo de la Torre

Te invitamos a que nos visites en Acuática, Salud y Deporte, para que sepas más sobre este y otros ejercicios en el gimnasio que beneficiarán tu salud y te ayudarán a encontrar la mejor versión física de tu cuerpo.