México comienza su camino en el Clásico Mundial de Béisbol, teniendo como escenario para su grupo el Estadio Panamericano de Guadalajara, por lo que, con la condición de local y un plantel lleno de estrellas de las Grandes Ligas, busca ser una edición histórica para el equipo.

La cuarta edición del campeonato mantiene el mismo formato de las ediciones anteriores, distribuyendo los partidos y grupos por todo el mundo, con la intención de hacer crecer el torneo y el interés en el deporte, por lo que México recibió la sede del Grupo D.

La misión del cuadro mexicano es simple, mejorar lo hecho en la edición del 2013, cuando el cuadro mexicano quedó en el último puesto de su grupo tras perder ante Italia y Canadá, solo ganando un encuentro ante los Estados Unidos.

Tan mala actuación mandó al cuadro mexicano a la reclasificación, la cual superó de manera clara al vencer a Nicaragua, República Checa y Alemania. De esta forma, México quedó en la ronda de grupos frente a Puerto Rico, Venezuela e Italia, comenzando las cosas ante la novena italiana este nueve de marzo a las 21:00 horas.

Los dirigidos por Edgar González traen un cuadro muy completo, con piezas de gran experiencia y, sobre todo, con el pitcheo como verdadero punto fuerte. Yovani Gallardo, Jaime García, Oliver Pérez, Carlos Torres, Sergio Romo, Roberto Osuna, son solo algunas de las grandes piezas en la loma.

En el bateo, como ha sido en los últimos años, Adrián González es el bat de fuerza del equipo, buscando responder a las expectativas del equipo, teniendo como gran refuerzo a Khris Davis, el cañonero de los Atléticos de Oakland y que representará por primera vez al equipo.

Después de su partido de esta noche, México enfrentará a Puerto Rico el 11 de marzo y cerrará su participación al siguiente día ante Venezuela. En caso de avanzar a la siguiente ronda, esta se disputará en el Petco Park de San Diego, comenzando el 14 de marzo y terminando para el 18 de ese mes.