oak58-giphy

Después de una ardua investigación, de revisión de videos, de pruebas y de reuniones con ambas directivas, la Federación Mexicana de Futbol ha demostrado una vez más que poco importa cuando los intereses económicos están comprometidos, esto al imponer solo una sanción de un juego al Estadio Luis Pirata Fuente.

Enrique Bonilla, presidente de la Liga Mx, salió a informar sobre las resoluciones de la Comisión Disciplinaria respecto a los hechos de violencia suscitados en el Estadio de Veracruz en la jornada siete, en el enfrentamiento entre los locales y los Tigres, donde al final del encuentro ambas barras se enfrentaron desatando la violencia en las tribunas.

deportv_puebla_veto_un_partido_pirata_fuente_03

Una semana después de los hechos, todo terminó en un solo partido de veto para el Pirata Fuente, en una decisión poco entendible debido a la reiteración de los aficionados de Veracruz en la violencia y porque la opinión pública veía en estos hechos, una oportunidad de crear un precedente de justicia.

En las sanciones, también se consideró una multa de 730,743 pesos, además, se aplicó una sanción económica el club Tigres por 150,980 pesos y de 164,568 pesos para el técnico Ricardo Ferreti, quien también fue suspendido por dos partidos.

deportv_puebla_veto_un_partido_pirata_fuente_04

“En la Liga Mx debemos reconocer que no se aplicaron de manera adecuada los protocolos establecidos. No se actuó de manera preventiva para evitar lo sucedido en la tribuna y fuimos rebasados por los hechos del final del partido”, dijo Bonilla.

La sanción queda como una burla y un erro más para la Liga Mx y la Femexfut, quienes no han sabido imponerse al momento de dar sanciones y quienes prefieren valorar lo económico, ya que, los Tiburones solo perderán la taquilla y ganancias del duelo de la jornada 9 ante el Puebla, además de que seguirán contando con el apoyo de su público en la lucha por el descenso.

 

acuatica_deporte_salud_gif