arta-producciones

Jornada ocho del futbol mexicano, ya estamos cerca de completar la primera mitad del torneo Clausura 2017, los equipos comienzan a definir posiciones y en la lucha por el no descenso se comienzan a definir los verdaderos implicados.

Para el Puebla, la fecha resulta especial por varias condiciones, al tratarse de una difícil visita al renovado Estadio Nemesio Diez para enfrentar a los Diablos Rojos del Toluca, actuales líderes del campeonato.

La visita al infierno podría resultar más que complicada al cuadro camotero, pero lo hacen teniendo al Diablo Mayor a su lado, a José Saturnino Cardozo como técnico, quien fue una figura como jugador del equipo y quien se quedó a unos pasos de conseguir un título ya como técnico.

Cardozo le ha impuesto un estilo a este Puebla, siendo efectivo en defensa y con la necesaria creación de llegadas al frente para poder hacer daño, hasta ahora su único resultado negativo se ha dado en la Copa Mx, al caer 2-1 ante los Rojinegros del Atlas, de ahí, el equipo al menos ha sumado una unidad.

El Puebla de Cardozo solo ha recibido un gol y ha empatado dos y ganado uno, pero tiene ante Toluca su verdadera prueba para saber qué clase de nivel tiene para competir. Esto, no solo por enfrentarse al líder general, sino porque el equipo solo ha sido capaz de sacar un punto de visita, mientras Toluca ha ganado tres de los cuatro partidos que ha disputado como local-

Los Diablos Rojos, dirigidos por Hernán Cristante, son un equipo explosivo, contundente en el frente y si la defensa de Puebla se descuida o permite ser superada a velocidad, puede sufrir en el Nemesio. Aquí, también es una buena prueba para los delanteros del equipo, ya que pocas serán las oportunidades que lleguen.

Ruba_publicidad