rod_stewart_the_hits_acropolis_puebla_arta_producciones_concierto_01

El Abierto Mexicano de Tenis en Acapulco, en su edición 2017, tiene todo para ser el mejor torneo del deporte blanco que se ha disputado en territorio mexicano, siendo la gran cereza en el pastel, la participación del número dos del mundo, Novak Djokovic.

Junto a Nole, participarán otros cinco jugadores ubicados entre los primeros diez del ranking ATP, convirtiendo al torneo prácticamente en una antesala de cualquier Grand Slam.

deportv_puebla_abierto_mexicano_tenis_mejor_historia_01

Los otros participantes ubicados entre los mejores tenistas del mundo son Milos Raonic, actual número cuatro; Rafael Nadal, número seis del mundo y reciente finalista del Abierto de Australia; Marin Cilic, el número siete; Dominic Thiem, actual campeón del torneo y número ocho del mundo y David Goffin, número diez del planeta.

deportv_puebla_abierto_mexicano_tenis_mejor_historia_03.jpg

El cuadro luce competitivo por donde se vea, además, al ser la invitación de Djokovic al torneo por medio de un wild card, en el sorteo puede enfrentarse a cualquiera de los anteriormente clasificados.

La expectativa de ver a tantos tenistas de calidad se ha hecho sentir en la reventa, ya que los boletos se encontraban completamente vendidos debido al regreso de Rafael Nadal al país, ahora, con la presencia de Nole, los boletos alcanzaron cifras estratosféricas.

deportv_puebla_abierto_mexicano_tenis_mejor_historia_04

En diversos sitios de reventa, los boletos para el primer día de actividades se cotizan entre los 10 mil pesos hasta los 96 mil pesos. Para la final, los boletos más baratos alcanzan los 30 mil pesos, mientras los más caros llegan hasta los 109 mil pesos, y aunque parezca increíble, algunos de estos boletos en reventa ya se han agotado también.

El Abierto Mexicano de Tenis en Acapulco ha despertado la emoción de los miles de fans, y no tan fans, del deporte blanco, esperando que los escenarios de territorio guerrerense terminen por enamorar a los competidores para que la presencia de estas grandes estrellas se vuelva una tradición, algo difícil de lograr, pero que parece ir por el camino correcto.

Ruba_publicidad