oak58-giphy

En los Vaqueros de Dallas todo era diversión, 11 victorias consecutivas con solo una derrota, el mejor equipo de la NFL, pero todo cambió la semana 14.

Dallas enfrentó de nueva cuenta a los Gigantes de Nueva York, el único equipo que los había vencido en la campaña, solo para vencerlos una vez más y dejar al descubierto las debilidades del que parecía un equipo perfecto.

Esto, prendió las alarmas en los Vaqueros, aunque diciembre siempre ha sido un mes complicado para el equipo en su historia, una temporada como esta no puede echarse por la borda por una complicación, por lo que las miradas están en el mariscal de campo, ¿debe ser Dak Prescott quien guíe a este equipo hasta el final?

DeportV_Dallas_Marsical_De_Campo_Tony_Romo_Dak_Prescott_3

Ya este 13 de diciembre, Jerry Jones, dueño de los Vaqueros, no cerró la posibilidad de que Tony Romo regrese en algún punto de lo que resta de temporada. Cabe recordar que Antonio Ramiro Romo no pudo iniciar esta temporada debido a una fuerte lesión que necesitó de cirugía para su reparación.

Prescott tiene 23 años de edad, a lo largo de la temporada ha demostrado que su juventud no es un problema y ha sido capaz de resolver partidos cuando las cosas parecían complicarse.

DeportV_Dallas_Marsical_De_Campo_Tony_Romo_Dak_Prescott_2

En cuanto a Romo, a sus 36 años, lo suyo es la experiencia, sabe cómo jugar los partidos difíciles, cómo no caer ante la presión, aunque en los momentos importantes suele fallar.

DeportV_Dallas_Marsical_De_Campo_Tony_Romo_Dak_Prescott_1

Aunque el entrenador de los Vaqueros, Jason Garrett, ratificó a Prescott para los siguientes juegos, es obvio que en el ambiente del equipo y de la NFL en general quedó la sensación de que pasará cuando Prescott se encuentre en otra situación como la vivida contra Gigantes, no será demasiado tarde para mirar a Romo, solo el tiempo lo dirá.

ilse-ivonne-mimi-giphy